Daily Archives: 19 February, 2011

Friendly Owner (Colombia, parte 2)


Te acordás cuando leí Friendly Owner en el Lonely Planet?
Te acordás cómo nos reímos?
Te acordás cuántas veces te lo repetí para arrancarte una y mil sonrisas?

La primera vez que puse mis pies en aquel legendario y famoso hostel, vos no estabas. Estabas de viaje, como siempre. No sé donde. Era mi primera vez en aquel país que había endulzado mis oídos con vallenato una tarde perdida en Buenos Aires. Si, fue el vallenato lo que me puso una flecha indicando hacia el norte del continente. El país con el punto más al norte de Sudamérica en el Cabo de la Vela. Un país que se convertiría en mi patria adoptiva, en mi patria de corazón.

De esto ya son mas de 10 años, unos 12 tal vez. “The Fruit Palace” eran las páginas que mejor describían lo que los viajeros aventureros sentíamos cuando nuestros amigos y familiares nos preguntaban sobre Colombia. Nada tiene que ver con la Colombia post – Uribe que hoy atrae miles de turistas “monos” y “gringos”, empresas internacionales ávidas de inversión, y el suspiro de nostalgia que vos y yo soltamos cuando recordamos las calles de la Candelaria vacías de extranjeros, y llenas de una rara mezcla de artistas y estudiantes.

Hoy son decenas de Hostels y miles de extranjeros. Hoy vos seguís siendo aquel friendly owner de siempre, pero sos mi parámetro. Cuando pienso en mi patria de corazón, pienso en 3 años que me formaron para el resto de mi vida y que endulzaron aún más mis oídos con su “quihubo”, “marica” y “qué más” tan típico de rolo. Y los rolos que engatuzan al español volviéndolo la lengua más bonita gracias al acento que articulan.

Cuando pienso en vos, sé que estás en Mompox. Si me pasa algo, cualquier cosa, sé que estás pensando en mi. Cuando pienso en todo lo que aún falta por hacer acá en el sur, barro con agua y jabón toda nostalgia y deseo de mochilear hacia el norte, porque sé que allá está mi raíz, mi cable a tierra.

Te debo, nos debemos, horas de conversa. Tantos pensamientos cruzados de lado a lado del planeta se deben un tiempo en paz y calma. Fueron tan pocas las palabras expresadas hasta ahora, tan pocos los momentos vividos, que va llegando la hora de un tiempo sin minutos, ni distracciones.

Fiendly Owner, querido ser, vos sabés, sin necesidad alguna de palabras, todo lo que significás para mi.

Advertisements
Advertisements