Monthly Archives: October 2014

Normalidad

(Ante la duda, jazz. Ante la siguiente duda, Noah Haidu. Novayorquino que todo astral levanta)

La lista de tareas traspasa todo poder de voluntad con el calor que supera los 34 grados.
La lista es larga, pero mi mente divaga hacia atrás y tiene dificultad en aceptar la definición de “normal” dada por una madre en un debate sobre familia y escuela la noche anterior.

“Lo normal es que una persona se sienta atraída por alguien del sexo opuesto”, dijo. En respuesta a mi ejemplo de lo normal que es tanto para mi como para mi hijo la formación de parejas de todos los tipos de combinaciones posibles.
“Normal responde a una norma.”, retrucó.

Indignada respiré hondo y decidí callar. No después de que mi lenguaje corporal haya mostrado una total frustración ante tal afirmación.

Normal responde a una norma a la que se aspira, pienso. Con base en hechos concretos, debates actuales y considerando las transiciones sociales que se viven en este momento.
No se puedo aceptar como normal, pienso enfáticamente, en pleno siglo XXI, la formación de parejas únicamente heterosexuales.

Que generación extraña la mía. Víctimas de los padres y de los hijos, tal cual descrito por George Orwell en “1984“.

Que generación apática la mía: obsesionada con la salud y carente de compasión y comprensión.

Que generación mentirosa la mía, donde la caridad espera satisfacción egotística como pago.

Hace más de 20 años hablamos del calentamiento global y nos sorprenden los cambios climáticos actuales.

Hemos dejado de pensar. Vamos dejando de actuar. ¿Hasta cuando será normal llamarnos seres humanos?

Advertisements

Debajo de la alfombra

Dejálo ahí, quieto.
Ponélo ahí, abajo, que nadie sepa.
Muy en el fondo sos solo vos que sabe,
Talvez la luz allá en Porto Alegre también sospeche, pero está lejos.
Escondélo allá, profundo.
Que solo la memoria y la consciencia alerte, pero callálas.
Buscá excusas,
Es lo mejor para el proceso.
Empujálo para abajo.

Pero es tarde, ya supiste.
Otra vida fue, y es, posible.

Dicotómicos

O ser humano confirma e reconfirma:
Esquerda ou direita
Branco ou preto
Máu ou bom
Alto ou baixo
Lindo ou feio
Boca ou river
Vivo ou morto.

Será que vamos deixar os matizes acontecer alguma vez?

#VotaBrasil

Hoy

Tengo, debo, necesito dejar un registro escrito de la situación política y social que se vive hoy en Brasil.

Pocas veces había visto semejante agresión en las campañas electorales para presidencia: creí que la violencia propagandística fuera una exclusividad argentina. Donde la libertad para el insulto verbal directo hace parte del día-día social.

En Brasil vivimos un lavaje cerebral con foco en el ataque al detalle. La idea es olvidar una perspectiva macro y focar en acciones que nada harían diferencia a la hora de gobernar.
Si el candidato X hizo la cama cuando joven, si el candidato Y participó de cual o tal grupo como estudiante. Si su gobierno robó o malgastó aqui o allá, si tal grupo mediático lo apoya, si esto o lo otro.

La sociedad se olvida, y ese es el propósito de este bombardeo mediático, del país que hace parte de un planeta social, con vínculos necesarios a la hora del comercio, a la hora de poder crecer y ser.

Vivimos un momento de incerteza. Mi hijo pequeño aún, me pregunta a quien votaría si pudiera. Y por primera vez en mi vida la respuesta es: no sé.
Si aquel alineado con mis ideales, que por definición son “irreales”, o aquel alineado con un organismo mas mundial.

Es momento de analizar hasta donde el ideal tiene chances de ser y no quedarse atrás en lo que puede ser.

Camina, camina

Y el capitán me dijo “si te arriesgás a ser, intentarán derrubarte. Por dentro o fuera. Vos misma o los demás”.

No, respondí. Estoy segura de quienes elejí, de quienes hacen parte de la caminada. Familia, amigos, todos.
No confíes tanto, van a intentar derrubarte. Los felices son blanco constante de la propia frustración, insistía el capitán.

Y denuevo la terquedad interna que no permite la visión no distorcida de lo que me rodea. No puedo ni quiero creer que las críticas constantes no tengan como objetivo mi bien. Debo escuchar, debo abrir. Así crezco, piensa el ego. Constante vigilancia para mantenerlo neutro, no?

Y el capitán siempre tiene razón. (Por eso aprendo tanto con él)

Y la destrucción, o el intento, de la integridad de mis valores florece por doquier. La presión social, el ataque al autoestima, el juicio sin fundamento.

Me pregunto si debo aceptar de una vez por todas que uno de los precios de la evolución humana es quitar el velo de una realidad social que acepta y quiere al sufrimiento para existir. Y que si se quiere abrir mano, el camino es en solitario o de a muy pocos.

Terca. Terca. ¿Hasta cuando?

Voces

“Un día alguien te abrazará tan fuerte, que todas tus partes rotas se juntarán denuevo”

(Frase poderosa del día.
Gracias vidaana 🙂 )

Mensaje

El bombón en la lata,
La calderita de lata,
El cuadro rembrandsiano,
La foto en el espejo,
El tiempo visto tan distinto,
La ausencia,
La presencia,
Afrodita,
Una tapioca,
Las palabras no dichas,
Las ganas de expresar,
El mensaje mal dado,
El mensaje malentendido,
El libro mandado,
El comprado,
El pasaje caro.

Vení.

IMG_0527.JPG

Lóbulos

Si refuerzo un lado, cae el otro.
Si concentro en acción,
¿Decae la pasión?

Hay días de aquellos,
Donde no espero tu presencia,
Donde sepultada la memoria,
Amo aquel pasado cuando no pienso.

Si no pienso, te siento.
Si no pienso, mi alma te espera,
Mañana, en meses o años.
Porque hace parte del lado aquel que colorea cada paso, que decora la casa del sueño, que mira al mar de una ventana y la roca de la otra.

Si pienso, te enfrío.
Te objetivizo, te alejo.

No creas que no te quiero,
No dudes de mi deseo de tu suceso.

Es simple,
Si me dejas pensar, dejo de amar.
Si incentivas mi poesía,
Escribo y describo tu mar.

Ese libro

Hay libros destinados al desastre.
La primera página de éste fue atacada por un alfajor,
Viaja acurrucado ya por 3 ciudades con 5 días de abierto,
Yerba mate se desliza por algunas páginas.

Su tapa ríe,
me lea, dice.

(Y lo leo, con mate, alfajores, en el bondi, en el avión, en la cama…)

Antes, ahora, siempre

Comparto con ocho, nueve..
Que se yo, tantos.
Entonces me deje trazar el camino,
El espacio, la esquina.

Toca así, a veces a los tombos.
Toca así, a veces hedonista.
Con la inteligencia, la que sirve, no?
La que obliga a elejir lo que vale,
La que no deja lamentarse por lo que no auxilia a crecer.

Me deje trazar al camino como lo elijo,
Me deje usar lo bueno que aprendí,
Se conforme con lo alegre,
No provoque lo que no es,
Aqui no hay reacción,
Hay acción.