Daily Archives: 5 October, 2014

Ay.
Ay, me tropecé.
Ay, que frío que hace en Rosario y no traje abrigo.
Ay, casi ganamos el superclásico.
Ay, abrazo relámpago a la mujer que mas amo. (Ay, como la amo!)
Ay, mi ciudad, mi país.
Ay, como extraño a mi gurí.
Ay, este maldito autosabotaje.
Ay…
Aquel Ay. Kadé ele.

Advertisements

Soy de Buenos Aires

Que angustia terminar “La Tregua”,
Al mismo tiempo que alivio comprender mas allá de las palabras.
Benedetti, por mas que sea del otro lado del charco, conversa conmigo de igual a igual.
Me recuerda quien soy, lo que soy.

Termino “La Tregua” al aterrizar en la ciudad que me vio nacer.
Por mas lluviosa que esté, que linda que es.
Que potente. Que altanera. Que orgullosamente arrogante.
Buenos Aires.

Paso en la aduana y por primera vez me siento de afuera. “Argentinos” por un lado, “Extranjeros”, por el otro. Mi documento dice por el otro. Mi corazón, mi sangre, mi nudo en estómago de emoción, dice por un lado.

Veo en cinco minutos esa tan porteña mezcla de moderno y nostálgico. Ese quilombo tan nuestro, tan mío.

Me pregunto si alguna vez cumpliré el sueño y la promesa de volver. O si dejaré que el planeta me continúe invitando a dar vueltas en cada esquina.

Mi promesa hoy, ahora, es no dejar nunca más ese sentimiento de extranjeridad hacer dudar de donde soy ni de lo que soy.

Se lo agradezco a Benedetti, de quien me despedí esta mañana con un cafecito en Montevideo. Y se lo agradeceré a alguno que haya escrito en argentino alguna historia en la misma lengua rioplatense que no dejaré esfumar.

Advertisements