Monthly Archives: January 2015

Marcos

Soy eso que ves
Soy la sustancia que tocás
Soy el sonido de las palabras que te dije
Soy ese cuerpo que abrazás y te abraza
Soy esa simplicidad de los momentos que te comparto

No soy el reemplazo
No soy la sustancia que cubre al vacío
No sos un problema

Soy el hombro que te escucha
Soy la experiencia que te aconseja
Soy compleja cuando me encuentro conmigo misma
Soy sencilla de espíritu
Soy el ser humano que se instaló en tu escencia para ser siempre tu amiga

Soy la mujer que no esperabas
Soy el momento antes de tiempo
Soy el momento que te despierta tu intimidad real y las ganas de ser vos mismo

Soy nada y todo

Pero estoy, ahora
Cuando necesites
Cuando necesito

La vida es simple y bella
Abrazála, abrazáte.

Do bem

Ricardinho

Nunca fui mucho del surf.
Miento, nunca fui nada del surf.
Soy de aire, fuego, roca, montaña. No incluyen al agua.

Estos días mataron a un surfista en Brasil, y como buena ignorante del área, donde sólo supe de Kelly Slater por su impactante charme, no sabía quien este “garoto” era.

Si, claro, me impactó su muerte. Impactó el cese de existencia de un pibe de 24 años. Sano, deportista, talentoso y todos esos atributos que muchas veces determinados deportes fomentan en sus practicantes.

Si, claro, me impactó una vez mas la imbecilidad humana. Ricardo dos Santos fue asesinado por un descerebrado (eso mismo, sin cerebro) con ínfulas de importante de la manera más inútil y cobarde.

Si, claro, estoy triste. Pero lo que tocó mi alma, mi corazón, al saber de la muerte de un ilustre desconocido hasta hace pocos días en mi vida, fueron las palabras del surfista nro. 1 del mundo en la actualidad, Gabriel Medina, “Pq isso acontece com gente do bem?”.

“Gente do bem”, ¿porqué el mundo se empeña en testar a las personas buenas? ¿Porqué la sociedad como la hemos esculpido insiste en dificultar el camino para el que elige el camino de la paz?

Llora Brasil, llora el surf, lloro yo cuestionándome con preguntas a las cuales tengo respuestas y no quiero oír.

3 hombres

Eduardo Galeano
Ernesto Sábato
Mario Benedetti

Me enamoraon la adolescencia
Me apretujaron la mente
Me cuestionaron el existir.

Iguales, esta vez mujeres

Son todas iguales, dicen.

Ellas dos, amigas recientes, simpatías compartidas
una sabe del pasado, la otra del reciente
Ambas juegan a elevarse en la importancia.

Una me cuenta en detalle todo lo que él la llama
seduce infantilmente en mi presencia
busca mi reprobación y no la encuentra.

Es que no me importa.

La otra incentiva mi acercamiento
pero resalta su relevancia
resalta que todo lo que él tiene de bueno lo sabe porque lo vivió
o lo imagina.

Busca mi reacción y no la encuentra,
es que no me importa.

A veces el mundo aburre,
hasta que aquella amiga te llama, te cuida, te incentiva,
te hace reír, te motiva
y la admirás.

No son, somos, todas iguales.
Algunas hacen alarde, con su fortaleza y belleza, de brillar oscureciendo al montón.

Amigo limeño

(Escuchá esta canción: Walking on Air)

Son 17 años de amistad, amigo andino.
Y para conmemorar, semejante honra de regalo con las palabras mas bellas y honestas que me dedicás:

“Huantar
Sigues mítica, misteriosa, caprichosa, bella, eterna.
En medio de una convulsa charla de café de miles, te reconozco.
“Eres Huantar?” Pregunto curioso.
Y desapareces el puñal, devoras los demonios.
Sonríes y me desnudas siempre.
Mi Huantar.
La andina, la de montañas.”

Amigo limeño, de la ciudad que pasé uno de los días mas divertidos y eclécticos de mi vida, ¿te acordás?

Amigo de fútbol, de filosofías, de políticas, de puteadas, de silencios y verdades.

Amigo, poeta de sueños, como te habré retado, como me he reído.

Venga, voy. Cuzco este año, Cuzco por tercera vez será, pero no para atravesar la puerta del sol, sino para darte un abrazo.

Beto&Cris

(Cerca de Lima, parte de las 24 horas mas divertidas que recuerdo, hace tantos años…)

Edad

Caminó despacito, entró expectante,
Asustada.
Decisión tomada, angustia a ser revelada.
Tenía 12 años y un secreto.
Caminaba lento en dirección al confesionario,
Era al sacerdote que lo confesaría,
Era él que entendería y la guiaría.

Recuerda hasta hoy cada detalle,
Sentarse frente a aquel hombre que escucharía su angustia:
Padre, sufro por el mundo.
Padre, hay mucha hambre,
Padre, que puedo hacer para ayudar en África.

El cura la miró con simpatía,
Creyendo así devolver un poco de inocencia a sus palabras.
Es normal a tu edad, respondió.
No te preocupes, ya va a pasar.

Ella salió inmensamente decepcionada de la iglesia con una decisón tomada.
No era ese su credo, se despedía así de esa religión.

26 años después continúa con la misma angustia y sabe,
No es cosa de la edad.

#Nigeria #Baga

Ser humano

¿Que te anda pasando gente?
¿Que te anda pasando ser humano?
¿Cuándo te vas a dar cuenta que serás feliz cuando seas honesto con vos mismo?
Humano, ser humano.
Gente, gentes.
Sientan, hagan, sean.

Sueños

Me desperté asustada, en mi sueño el capitán me comunicaba que subiría las sierras de moto. Me asusté con tal noticia y desperté.

Le escribo al capitán informándole de mi sueño, y de alguna manera buscando conforto de que todo estaba bien. Los sueños son un área nebulósica de la mente que me cuesta interpretar.

“Não era eu. Sou eu te avisando para te cuidares. Faça isso”, respondió sabio.

Me cuido en la escalada, pensé y le dije. Aunque talvez haya otra cuestión un poco descuidada. Observaré.

Y observo. Y me miro, y me pienso. Y me pregunto porqué le desobedezco al capitán una vez mas y le abro las puertas de par en par a lo lúdico imaginario, sin reservas, sin protección, creyendo, gustando.

“Vou ficar de olho”, le dije. Pero sé, erré una vez mas. Su indiferencia total, que no abre espacio ni a una bella amistad, me lo confirma. Mi fortaleza me da un puntapié mas de alerta.

Herencia

Cosas que heredamos de nuestros padres: música clásica las mañanas tempranas de domingos de vacaciones.

Y el nene duerme, y yo dormía, pero escuchamos. Y me acuerdo, y él recordará.

Wild

Y una se siente un cliché al llorar con la película con la que todos lloran.
De esas que tocan los puntos mas profundos de lo que vivimos en el pasado, lo que vivimos en el presente y los miedos mas hondos.

“Wild” tocó varios. Mi pánico mayor que es la mera idea de morir dejando a mi hijo sin su compañera de vida. Esa conexión de alma, cuerpo y corazón que jamás creí posible entre dos personas.

“Wild” tocó ese punto, ese camino de mochila que emprendi hace tanto en busca de mi misma. Siendo acusada tantas veces de escapar, la realidad era la opuesta: salí de mochila por la vida con 25 años a buscar lo mas puro y escencial de mi persona.

La consciencia de mi persona comenzó mucho antes, con 13. “Me dejen a mi en Córdoba”, les pedi a mis padres. Aún no entiendo que es lo que me movió a esa edad, conociendo una vida plena y buena, a dejar todo atrás y comenzar un camino en medio de la nada en las sierras de Córdoba.

“Wild” tocó todo ese camino. Tocó mis aventuras en el planeta, los errores, los aciertos, el dejar todo atrás mas de una vez rumbo a otra frontera, a empezar todo nuevamente. En otra lengua, una vez mas.

Tocó mi maternidad. Tocó mis amistades, tocó a mis amantes y maridos, tocó los tropiezos y sufrimientos.

Tocó el resultado, la risa diaria, la generosidad sin nada a cambio, los detalles, los aromas, mis pasiones, mis sueños convertidos en realidad.

Tocó ese punto: el poder de ser capaz.