Wild

Y una se siente un cliché al llorar con la película con la que todos lloran.
De esas que tocan los puntos mas profundos de lo que vivimos en el pasado, lo que vivimos en el presente y los miedos mas hondos.

“Wild” tocó varios. Mi pánico mayor que es la mera idea de morir dejando a mi hijo sin su compañera de vida. Esa conexión de alma, cuerpo y corazón que jamás creí posible entre dos personas.

“Wild” tocó ese punto, ese camino de mochila que emprendi hace tanto en busca de mi misma. Siendo acusada tantas veces de escapar, la realidad era la opuesta: salí de mochila por la vida con 25 años a buscar lo mas puro y escencial de mi persona.

La consciencia de mi persona comenzó mucho antes, con 13. “Me dejen a mi en Córdoba”, les pedi a mis padres. Aún no entiendo que es lo que me movió a esa edad, conociendo una vida plena y buena, a dejar todo atrás y comenzar un camino en medio de la nada en las sierras de Córdoba.

“Wild” tocó todo ese camino. Tocó mis aventuras en el planeta, los errores, los aciertos, el dejar todo atrás mas de una vez rumbo a otra frontera, a empezar todo nuevamente. En otra lengua, una vez mas.

Tocó mi maternidad. Tocó mis amistades, tocó a mis amantes y maridos, tocó los tropiezos y sufrimientos.

Tocó el resultado, la risa diaria, la generosidad sin nada a cambio, los detalles, los aromas, mis pasiones, mis sueños convertidos en realidad.

Tocó ese punto: el poder de ser capaz.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Advertisements
%d bloggers like this: