Monthly Archives: January 2015

Pincelada de acuarela

Tinta con agua,
Pincelada de paisaje de montañas,
Tinta suave,
Detalle que se pierde diluído.

Paisaje demasiado bonito,
Papel aún mojado,
Y se seca, lo seco,
Se diluye, lo diluyo.

Es demasiado bonito,
Se diluye,
Lo diluyo.

Y no responde,
Y no le importaba lo suficiente.

Advertisements

Perdido y encontrado

2015/01/img_1660.jpg
Y usted,
Perdido.
Libro sin dueño,
Viene a mi esquivando obstáculos.
El amigo que lo encuentra,
El amigo que sabe de mi pasión por la poesía, me lo trae.
Libro perdido, sin dueño,
Llega a mi, a su destino.

Costumbre a la pobreza

Se sienta en la vereda y ve al mundo pasar,
Al mundo caminar, cambiar.
Cruza las piernas y llora.
Sigo sentado, piensa.
Acomoda su cuerpo en el adoquín frío y viejo,
las gentes conocidas pasaron,
las estrellita lejana se le sienta acuclillada de frente,
cuándo vas a reaccionar, le pregunta.
Pasar hambre y soledad no es el sacrificio necesario,
le dice con la mirada, con el cariño en el hombro.

Quisiera ayudarte,
la cachetada ya te la di,
en la costumbre a la pobreza enraizado estás,
mi mano existe, pero pararte es tu elección.

La estrellita sigue su camino,
mira para atrás.
Sigue sentado,
cambia de postura,
estira las piernas,
agarra su cabeza, llora una vez más.

Dejavú literario

Entonces le leo, y él a mi lado,
La poesía escrita hace un mes.

Y se ríe,
Y se acuerda,
Y le gusta,
Y opina.

Ego masculino

Ni feminista, ni machista.
Ni mujercita, ni machona.
Con el tiempo se aprende a aprovechar cada lado.

Mi lóbulo izquierdo
Y el derecho,
Ambos funcionan bien.

Pero el ego mío es femenino,
El super masculino me confunde.
Es tan grande, tan céntrico.

Pero aquel equilibrado,
Aquel afeminado sin necesidad de apariencia,
Aquel que lo muestra tan seguro de quien es,
Aquel ego raro que él,
Que observa, que pacienta,
Que llama en tiempos tecnológicos de mensajes de texto,
Que se muestra tan seguro,
Que de a poco me invade con delicadeza.

Aquel ego, su ego,
que de macho no tiene nada,
Que de seguro lo tiene todo.
Un ego masculino delicado,
Que me intriga,
Que no me repele,
Que me atrae,
Que quiero descubrir de él.

El tipito

Año nuevo.
El tipito se acerca borracho,
verborrágico, lleno de sí.
De todos los borrachos, es uno mas que se acerca,
amigo del amigo de la amiga, así, lejos, nada.

El tipito insiste,
es año nuevo.
Sos linda, muy linda, le dice.
Tus brazos fuertes, te hacés rogar.

El tipito se supone inteligente, capaz,
exitoso, se autoproclama hombre, muy hombre,
por su hombría, por su cabeza, por su atractivo.
El tipito es seguro, analiza, la analiza, analiza como vida.

Al tipito, cuando se le baja brevemente la barrera, ella le pregunta:
¿Qué es lo que te apasiona en la vida?

La verdad nada, responde.

The Endless River

Quería escuchar el último álbum de Pink Floyd antes de leer cualquier comentario o crítica.
Quería sentir el viento en mis oídos,
quería descubrir las emociones que provoca sin velos,
mas allá de sus semejanzas con Division Bell, sus continuaciones de Animals, sus acordes Floydianos.

Quería conectar las melodías a experiencias nuevas,
a aromas recientes,
a rostros bellos,
paisajes eternos.

The Endless River puede ser la continuación de tantas obras anteriores,
puede ser demasiado melódica,
poco modernamente emotiva.

The Endless River es un libro maravilloso: evoca a la imaginación,
quien se aburra, poca pasión por la vida le resta.

140924-pink-floyd-the-endless-river-art

Tagged

Surreal

Un día llega el fin de año y te cansás.
De programar
De imaginar
De no poder.

Un fin de año llega,
Y te completa.
Sos, soy, nuevamente yo.
(Pero mas yo).

Llega, hago las valijas.
No programo casi.
No pienso casi.
Siento todo.

Un día llega fin de año
Y el ímpetu te regala un cuento.
Un cuento surreal,
Un cuento de realismo mágico.

Para el poeta, el mejor regalo.
Para el desafío, una sonrisa.

Venga inspiración.
Invada.

Advertisements