La Mochila

Cuánto conversamos con nosotros mismos para convencernos,
para nortearnos,
inclusive para tatuar en palabras conquistas y fracasos.

Difícil diferenciar en el día a día cual de esas razones motivan nuestro diálogo interno.

Devemos, eso si, policiarnos constantemente.

Me pregunto cuanto será que ese constante policiamiento afecte al hedonismo necesario para reír naturalmente ante cada pequeña alegría diaria.

Sí sé que busco ese equilibrio,
asumiendo los riesgos del error,
aprendiendo del dolor,
abrazando los triunfos como sólidos y eternos.

A veces demoramos un poco más que otras veces, si.
A veces demoro mucho más de lo que mi lógica me permite,
pero sacarse de encima mochilas pesadas es, y deve ser, siempre celebrado como un triunfo.
Sea el asunto que sea,
el motivo que sea,
la razón que sea.

Porque es nuestra obligación,
como seres humanos,
ser siempre honestos a nuestros valores más básicos y fundamentales.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: