Estos días de nosotras

Una vez, uno de esos amigos de la vida,
de esos amigos de para siempre,
me dijo que esos días de nosotras no deberían doler,
que mas normal sería que no nos cambie nada,
que si quería me ayudaba con su medicina a pasarla mejor.

Pero esos días de nosotras,
que tantos exabruptos y arrepentimientos me han costado,
también me ahogan en un profundo existir.

Así como me gusta,
en el balcón hoy (infelizmente) sin mi mejor amiga la luna,
me siento a un costado de la vida a sentir,
a observar,
a entender.

Hoy lo extraño a papá,
me doy cuenta que cuando vuelva
no lo volveré a ver.
Porque siempre me iba
y sabía,
que al volver,
él estaría.

Hoy sé que estoy lista para tantas cosas,
que tantos obstáculos y piedras se han quedado atrás.

Sé que fui, soy y quiero ser.

También veo,
cuánto el estar así,
lo que defino lista,
me ha dejado vulnerable brevemente,
un poco, talvez,
a abrir la puerta prematuramente.
Por un deseo,
quien sabe,
por un estar,
ser,
sentir.

Cuando miro al Chino,
cuando respiro por él, sé.
Sé que no puedo titubear más.
Que ya no soy materia de risa,
ni de juego,
mucho menos de dudas.

En estos días de nosotras,
en estos balcones sin luna,
en estas camas vacías,
en estas épocas,
no deseo que me jueguen más.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: