Monthly Archives: July 2009

Paranoia

Caminar por la calle mirando de reojo. Para atrás, sospechando de todos. No llevar mas nada en la mochila, la música ahora es sinónimo de vulnerabilidad.

¨Me da tua bicicleta…!¨, me dijo
¨Cómo?, do que estás falando, cara?¨
¨Olha, tou armado.. me da tua bike, já.. celular…¨
¨Celular não tenho¨, mentí. ¨E lá tém gente olhando..¨

Se asustó, no se llevó mi mochila ni celular, pero se perdía mi caballito de hierro en la esquina.

En 33 años sólo llegué a conocer la definición de paranoia. Alguna que otra vez inclusive llegar a pensar que la experimentaba. Pero no.

Increíble, no es miedo, no es falta de confianza. Tal vez una tristeza profunda que seamos todos víctimas de lo que es una sociedad derrumbada.

Ahora es salir a la calle mirando de reojo, desconfiando. No pensé que eso pudiera llegar a pasar alguna vez.

Solo a partir de la primera experiencia de hurto que vengo a conocer lo que se siente ser paranoica.

Advertisements

La casa de los Espíritus

Hace muchos años leí aquel famoso libro de Isabel Allende. Me acuerdo que me gustó mucho, hasta que leí ¨Cien Años de Soledad¨ de Gabo. Ahí me dio rabia; un plagio.

La casa de los Espíritus esta vez es una casa, un departamento, con espíritus de verdad. Así es.

Ya sé, usted no cree en ¨esas cosas¨. Por favor! Espíritus…! fantasmas? mucho menos.., claro, eso es de locos, de gente que no tiene nada que hacer. Usted me va a mirar de reojo, pensando, ¨qué dice ésta? espíritus? Por favor!¨

Hace 3 años vinimos con toda la onda y energía a vivir a un departamento enorme, con cuartos amplios, luminoso y un parquet maravilloso. Con el tiempo los vecimos comenzaron a mostrar su temple: hay algo extraño en esta gente, pensamos. Como si estuvieran todos locos. No, locos no, parecen todos muertos. Pero no, claro que no son ni locos ni muertos, están todos poseídos. ¨Cómo así?¨me mira usted atónito. ¨Ahora si, enloqueció de vez!¨, me retruca.

A él le cambió el aura también. La cosa se pone fea. Pasa a ser gris, un aura gris, tenebroso.. tembloroso. Mi niño no come, no duerme. Mi mente huye lejos. Él decide buscar ayuda. La casa está invadida por un espíritu, que le chupa la energía. Eso mismo. ¨Pero como así?¨, ¨Eso mismo, le digo que en mi casa hay un espíritu… aunque yo no entiendo nada de esas cosas.¨

Esta casa parece sometida a una guerra épica. Los buenos casi pierden, los malos ahora están en la retaguardia.. siempre pierden, pero como dan trabajo.

Yo no sé que es lo que él está tirando con el spray por toda la casa, dicen que limpia, pero que nuestro amigo el Fantasmita no se va a quedar quieto, y que días de oscuridad se avecinan en esta batalla final.

¨Creo que está necesitando un psicólogo¨ está pensando usted.

La realidad es que ni sé explicar, realmente no sé si existen las brujas.. pero que las hay, las hay.