Monthly Archives: September 2013

Inmigrante

Inmigrante, migrante de si mismo
Deja una y mas veces sua raíces
Desapega con el tiempo y las distancias,
al tiempo que aleja los apegos
se convierte en miembro de aquella
banda nómade de los sin nada que todo lo poseen.

Advertisements

Impermanencia?

Image

 

Para aquellos nacidos o renacidos dentro del budismo tibetano, existen fundamentos básicos en la mente. El primero nos recuerda lo importante de haber nacido con un cuerpo humano. Y claro, habiendo tantas posibilidades.

El segundo fundamento nos direcciona la mente a tener en cuenta la impermanencia, principalmente de la vida, de las cosas. Todo acaba, todo comienza, recomienza?

Tercero, karma. Lo que hacemos para bien o mal, nos mantiene presos a nuestros propios actos. Aquellos que asumen la responsabilidad y consciencia del asunto, saben muy bien que esa energía generada es más física que filosófica. Es. Vuelve.

Cuarto, el Samsara. Estamos apegados a lo que tenemos, a aquellos que nos rodean. Esos apegos no nos dejan parar de sufrir, de volver y volver al círculo de existencia. Mejor no apegarse, mejor entender las cosas como son.

Son cuatro fundamentos básicos, elementales, que comprendidos correctamente no nos permiten volver nuestra mente al limbo en el que se encontraba antes. Ahora tenemos una consciencia que nos empuja en dirección a la felicidad última.

El segundo, la impermanencia, me anda gustando cuestionarlo estos días. Viene y se va, vuelve, se queda un rato y se vuelve a ir. Como un resorte acostado. Cuantas cosas, cuantas personas que hacen parte de nuestras experiencias. Y todos ellos, siempre pensé, hacen parte de las páginas de un libro de varios volúmenes que componen la vida.

Solo que muchas veces esas páginas tienen formato de proyecto, en un block de notas que escribimos y tachamos cuando no nos conforma el progreso de lo producido. Tachamos, arrancamos la página, volvemos a empezar. Y así vamos, de vez en cuando, cuando la historia vale o no la pena ser contada. 

Casi toda mi vida pensé que el block de notas era para ser guardado y reescrito en el gran libro de la vida. La impermanencia estos días me señaló que no. Cuántas serán las páginas corregidas y reescritas estos últimos tiempos? El número exacto no parece dar señales de vida, pero el asunto arrancado por falta de interés y aprendizaje se dio el lujo de auto resaltarse. 

En fracción de segundos, al menos esa fue la sensación, tal vez haya durado unos 5 días, aquello que pareció precioso y de gran valor en la sumatoria de experiencias, pasó de depositado en aquel estante de cuando dudamos si tiramos algo o no, al olvido, al desinterés, y finalmente a la bolsa de lo que no necesitamos cuando viene la mudanza.

Quién diría. En el gran libro de la vida no se registran cada uno de los detalles, no. Solo aquellos que nos dejan una imprenta de valor. Y quien diría que la impermanencia no hace parte de sus líneas, sino del prólogo y epílogo que todo lo explica.