Monthly Archives: February 2009

Ojos azules

blueeyesEn su mirada está lo que llamo la tristeza mas profunda. Ella no sabe como administrar sus emociones. Tal vez de chica haya recibido la misma porrada que sabe regalar a sus hijos.
Ella no sabe, nadie le enseñó que la furia que irradia en su aura, puede cautivarse con unas cuantas respiraciones y pensamientos optimistas. Nadie se lo dijo, nadie le contó.
Creo que en sus treinta y pico (o tal vez menos, no da para saber) debo haber sido yo la única persona que fue honesta y calma al hablarle. La única persona que le dijo que se calme por su propio bien, para su propia felicidad, y no porque le conviene.
Conoce de conveniencias, conoce de pedir, conoce de chismes y mentiras.
El otro día alguien llamó al consejo de familia, denunciando malos tratos dados a sus hijos y marido de parte de ella. No lo sé, no estoy segura quién “cachetea” a los pibes. Pero una luz de pánico generó en su aura.
Ella vino a verme, y pude ver su dolor. Su dolor de ser conciente de ignorancia, de saber que no sabe cómo ni qué hacer. Que no conoce, ni siquiera como usar una pelela, que no conoce la generosidad a cambio de nada.
Mi media naranja la defendió valientemente en frente de todo el mundo, y ella se sorprendió que alguien pudiese defenderla con calma, sin ella necesitar gritar e insultar. Creo que alguna cosa ha cambiado.
Desde entonces ya no se escuchan tanto los gritos de los pibes dele recibir golpes.
Son esas pequeñas grandes cosas que uno aprende con el Dharma, al menos en mi caso, porque el estrés de la vida fácilmente me llevaba para otro rumbo.

Advertisements

Nacionalidad?

“Aliás: Seu passaporte chegou e está pronto para ser retirado nos horários do atendimento ao público.
Em caso de dúvidas sugiro que entre em contato conosco.” fue con lo que Paul Karnatz, vice cónsul alemán en Porto Alegre, terminó el mail.

Y ahora soy alemana. También.

Muchas felicitaciones recibí desde entonces y no consigo entender porqué me felicitan. No hice nada, sólo llevé un par de papeles de mi viejo al consulado. Papeles que, además, no fui yo quien corrió atrás para conseguir, sino Erik y papá.

Felicitaciones y mas alegrías de otros. No consigo alegrarme. Egoísta? Loca?

Para ir a buscar el bendito camino hasta el consulado y paso por un hospital público. Nada feliz. Gente desgraciada esperando por alguna cosa que alivie su dolor. Y yo sé muy bien lo que se siente. Yo también pasé por una emergencia de hospital público, de la cual salí mutilada y debutada.

En mi no alegría, paso por el hospital y su aura de tristeza y dolor. No consigo alegrarme, no consigo pensar en mi suerte. No consigo valorar mi suerte viendo la desgracia ajena, su dolor ejemplificado simplemente en un tipo que sale de una ambulancia vieja, en una camilla apolillada, sin saber a donde irá a parar ni por cuanto tiempo.

Ahora tengo 2 nacionalidades, y supongo tendré que salir atrás de la memoria y recordar el idioma que aprendí de chica y deposité allá al fondo con los años. Una cuestión de respeto, supongo.

Ahora tengo peinado nuevo, y espero que mi otro yo sea el motivo por el cual decidí entrar en la peluquería. Quién sabe.

Que sirva para ayudar.